Gastronomía

Los tipos de aceite de oliva de Almeria

De amargo a dulce, así son nuestas variedades más comunes de virgen extra

En Almería hay unas 30 almazaras aproximadamente. Siendo Andalucía la principal región productora de aceite de oliva del mundo, el volumen de la producción almeriense es bajo. En la campaña 2017/2018 se produjeron en la provincia de Almería 18.105 toneladas, el 1’9% del total regional, tan solo por delante de las provincias de Cádiz y Huelva.

Quizás Almería no pueda presumir de volumen de producción de aceite de oliva, no de una denominación de origen, pero sí de su calidad. El porcentaje de virgen extra que se produce en la provincia almeriense suele situarse en cifras por encima del 90% del total de la producción local. Tenemos buenos aceites de oliva, pero ¿conocemos las variedades que se cultivan y molturan en Almería?

Pues vamos a hacer un breve repaso por las principales varietales para que la próxima vez que quieras comprar un aceite de oliva virgen extra de Almería sepas reconocer tus preferencias.

Picual

Es la gran variedad predominante en Jaén, principal zona productora de España, y también en Almería.  Su aceite tiene una gran estabilidad y personalidad, fuerza, frutosidad, un amargor intenso y evidentes tonos picantes. Destacan aromas de higuera y madera fresca. El fruto es elipsoidal. Los virgen extra elaborados con Picual presentan un alto contenido en ácido oleico (más del 75%), su contenido en vitamina E es medio-alto y destaca por su contenido en polifenoles. Es la variedad más completa desde el punto de vista de la salud. La picual es la última opción que deberías ofrecer a alguien que se inicia en las bondades del aceite de oliva, ya que sus notas amargas y picantes son para paladares entrenados.

Arbequina

Originaria y representativa de Cataluña. Se ha expandido rápidamente a otros territorios. Produce aceites frutados, suaves y dulces. Entre verdosos y amarillos, con aromas a manzana, almendra verde y hierba recién cortada. El fruto es pequeño, ovalado y casi simétrico. Su tamaño la convierte en una variedad no muy apta para la mecanización, aunque resiste bien el frío y las sequías. Su contenido en ácido oleico es medio-bajo (63,3%), medio en vitamina E y bajo en polifenoles. Sus aceites son perfectos para la iniciación, ya que son pura fruta. Conviene consumirlos rápido, ya que el paso del tiempo les resta las propiedades organolépticas que los hacen tan especiales.

Hojiblanca

También conocida como Lucentina, es la variedad dominante en Málaga y Córdoba, apta para aceite y para mesa. Siendo la tercera variedad en importancia en España, en Almería también tiene su sitio.  Da aceites de color verde intenso, con aromas de frutas maduras y recuerdos de aguacate, manzana y almendra, presentado un sabor agradable con ligeras puntas de amargos y picor. El fruto es de tamaño grande y oblongo. Apta para la mecanización y resistente a suelos calizos y sequías. Contenido en ácido oleico alto (72,3%). Elevado contenido en vitamina E y medio en polifenoles.

Lechín de Granada

Variedad predominante en las provincias de Granada, Almería y Alicante. El pequeño tamaño de su fruto dificulta la recolección pero es muy apreciada ya que es válida para el envasado o para la producción de aceites de calidad. En muchos pueblos de Almería se valora mucho como aceituna de mesa cuando la maduración la lleva a color negro. De esta variedad se obtienen aceites de color amarillento de buena calidad y un sabor dulce característico. Tienen un nivel alto de estabilidad, incluso por encima de la picual.

Estas son las cuatro principales variedades de los aceites de oliva virgen extra de Almería. Muchas empresas sacan a la venta aceites monovarietales con ellas o las mezclan en aceites ‘coupage’, obteniendo así productos con más personalidad.

Otro día te recomendamos aceites de oliva de Almería que tienes que probar obligatoriamente.

Etiquetas
Seguir leyendo

Curro Lucas

Periodista especializado en gastronomía y nutrición por la Universidad Complutense de Madrid, escribe desde hace años casi en exclusiva de gastronomía y viajes. Forma a periodistas y blogueros de todo el mundo a través de la plataforma digital The Foodie Studies y le encanta cocinar para los amigos. También tiene (abandonado) un blog de recetas y rocanrol que se llama Recetas en Tres Acordes. Ha viajado por 20 países y le sabe a poco.

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba
Cerrar