Gastronomía

Consejos para reducir el desperdicio de alimentos en el hogar

El 42% del despilfarro alimentario se produce en las casas de los consumidores

Se estima que en todo el mundo un tercio de la producción alimentaria acaba en la basura aproximadamente. Por eso, en 2015 la Unión Europea y sus países miembros acordaron como uno de los objetivos para el desarrollo sostenible reducir a la mitad el desperdicio de alimentos per cápita a nivel minorista y de consumidores para 2030, y reducir las pérdidas de alimentos a lo largo de la producción y el suministro de alimentos.

Según datos de 2016, las estimaciones de desperdicio de alimentos en Europa revelaban que el 70% surge en los hogares, servicios de alimentos y minoristas, y los sectores de producción y procesamiento contribuyen con el 30% restante.

España no está haciendo los deberes. En 2018 los hogares tiraron a la basura un 8’9% más que el año anterior, un total de 1.339 millones de kilos/litros de comida y bebida. En el caso de Andalucía el derroche alcanza un aumento del 9,9%, situándose a la cabeza de España tanto en productos frescos como en alimentos cocinados.

Consecuecias del derroche

¿Qué supone la pérdida de un tercio de la producción alimentaria a nivel mundial? Según datos de la ‘Estrategia 2017-2020 Más Alimento, Menos Desperdicio’ del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente (MAPA):

  • El uso del 30% de la superficie agrícola del planeta para alimentos que no se consumen. Erosión del suelo, destrucción de hábitats y deforestación…
  • 250 millones de metros cúbicos de agua que se usan para producir alimentos que acaban en la basura.
  • La huella de carbono de 3.300 millones de toneladas de CO2 que producen esos alimentos al descomponerse.
  • 2’5 billones de dolares al año en pérdidas económicas.
  • El derroche de alimentos es responsable de entre el 8 y el 10% de todas las emisiones de efecto invernadero (según la ONU).

Por no hablar de las dimensiones éticas del derroche alimentario (millones de personas pasan hambre en todo el mundo).

A nivel privado, la Asociación de Fabricantes y Distribuidores, AECOC, celebra esta semana la II semana contra el desperdicio alimentario, en la que participan alrededor de 500 empresas de toda España y que cuenta con acciones por todo el país orientadas a sensibilizar e informar al consumidor.

Ejemplos en Almería

En el caso de Almería se han llevado a cabo en los últimos meses varias acciones para concienciar sobre el desperdicio de alimentos. Sirva de ejemplo la iniciativa del Consorcio del Sector II de la Provincia de Almería para la Gestión de Residuos. Recientemente desarrollaron una campaña de sensibilización ciudadana llamada ‘Aquí no sobra nada’. El objetivo final es “reducir de manera drástica la cantidad de material biodegradable que acaba en el vertedero” para contribuir a una “mejora del entorno y al ahorro en la economía del hogar”.

Para ello contaron con la ayuda del cocinero Antonio Gázquez y presentaron una colección de recetas sencillas con las que aprovechar las sobras de las comidas, además de trucos para conservar correctamente los alimentos.

En Almería son muchas las empresas agroalimentarias que están tomando medidas contra el despilfarro. Es el caso de Biosabor que busca aprovechar las 12.000 toneladas de residuos vegetales que se producen en sus 300 hectáreas de cultivo reutilizando parte de ellos en la creación de humus de lombriz en su planta de compostaje. Y quizás más importante el uso que da a frutas y hortalizas frescas que no tienen salida en el mercado por defectos estéticos o de calibre y que son la base de sus gazpachos, salmorejos y sopas de temporada.

¿Qué puedes hacer como consumidor?

En un contexto donde combatir el desperdicio de alimentos se ha convertido en una prioridad política, ¿qué puede hacer el consumidor? Pues sabiendo que el 42% del derroche se produce en los hogares, el MAPA publicó en 2014 la ‘Guía Práctica para el consumidor: Cómo reducir el desperdicio alimentario’, que tiene entre sus recomendaciones las siguientes:

  • Realiza una auditoría para saber cuánto, cómo y por qué se tiran alimentos en tu hogar.
  • planifica un menú semanal y evita la improvisación.
  • Realiza una compra responsable. Revisa la despensa y el frigorífico. Ve siempre a la tienda con una lista y compra solo lo que necesites.
  • Tirar comida es tirar dinero. Ten en cuenta tu presupuesto.
  • Conserva adecuadamente los alimentos.
  • Intenta comprar productos de temporada (que serán más baratos) y consume la comida por orden de compra: la más antigua primero.
  • Ajusta las raciones e intenta cocinar solo lo necesario.
  • Aprovecha las sobras con creatividad.
  • Deposita en la basura solo lo que sea imposible aprovechar.
  • Si comes en la oficina lleva tu propio recipiente reutilizable.
  • En el restaurante pide las sobras en un envase para llevar.

Reduce, reutiliza, recicla

En el hogar, en materia de desperdicio alimentario, también conviene aplicar las 3R de la sostenibilidad:

  • REDUCE. Comprando de manera responsable, revisando la despensa y las fechas de caducidad de los alimentos, planificando los menús semanales y la compra…
  • REUTILIZA. Aprovechando las sobras el día siguiente o elaborando nuevas recetas, congelando…
  • RECICLA. Compostando abono para tus plantas.

¿Te interesa el tema? Pues te recomiendo el libro ‘Despilfarro, el escándalo global de la comida’, de Tristram Stuart (2009). Aunque hay material más reciente, quizás fue el primero en poner el dedo en la llaga y profundizar en las relaciones perversas que mantenemos con la comida, su derroche y soluciones sencillas para un giro radical. Te cambiará el chip.

Si no quieres leer, también puedes ver esta charla TED del autor en Londres en 2012 (con subtítulos en español):

Etiquetas
Seguir leyendo

Curro Lucas

Periodista especializado en gastronomía y nutrición por la Universidad Complutense de Madrid, escribe desde hace años casi en exclusiva de gastronomía y viajes. Forma a periodistas y blogueros de todo el mundo a través de la plataforma digital The Foodie Studies y le encanta cocinar para los amigos. También tiene (abandonado) un blog de recetas y rocanrol que se llama Recetas en Tres Acordes. Ha viajado por 20 países y le sabe a poco.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar