Turismo

Cementerio de San José: Ciudad del descanso eterno

Otra forma de visitar el cementerio de San José de Almeria capital

Buscando un rato de sosiego, huyendo del ruido de coches, bocinazos y gritos, me adentré una soleada mañana en la necrópolis de nuestra ciudad: El cementerio de San José.

No es un lugar al que se suela acudir, salvo en fechas marcadas en el calendario. O porque tengamos que acompañar en su último viaje a un ser querido.

Conjunto arquitectónico en el cementerio de San José en Almería.Sin embargo, yo recomiendo dar un paseo y disfrutar de la belleza arquitectónica que reside en nuestro Cementerio de San José de Almería, concretamente en la parte antigua del mismo.

La entrada al descanso eterno

Nada más entrar, llama la atención la espléndida portada que da acceso al recinto. Una obra de Trinidad Cuartara Cassinello, arquitecto municipal, en 1903. Atravesando el pasillo central, llegaremos a la parte antigua, cuya construcción fue realizada a finales del siglo XIX.

Una vez en el cementerio de San José, te sientes trasladado a otra época. Dejas al instante de percibir los sonidos de las prisas, del estrés, de las melodías de los teléfonos móviles, que, dicho sea de paso, se han convertido en un apéndice más de nuestro cuerpo.

El cementerio de San José.Rodeada de esplendorosos mausoleos pertenecientes a ilustres familias de Almería, quedé maravillada por su belleza. Pertenecientes a una época romántica, en la que la muerte se magnificaba a través de tan bellas construcciones, estas últimas moradas del Camposanto de Almería no tienen nada que envidiar a las de otras ciudades que gozan de gran popularidad.

Cabe mencionar los panteones de las familias de Moreno, Góngora, Orozco o Cassinello entre muchas otras.

Criptas en el Cementerio de San José

Otra construcción funeraria que me llamó la atención por no haberla visto antes en otros cementerios, tiene un encanto particular.

Se trata de unas criptas subterráneas de difícil acceso a no ser que se use una escalera de mano. Acogen varios enterramientos familiares, cuya propiedad aparece nombrada en la fachada de acceso a la cripta.

En otro solar colindante, existen una serie de tumbas abandonadas a su suerte, rodeadas de suciedad y basura. Intenté encontrar un indicio de hermosura en esta parte descuidada, y logré sacarle un atisbo de encanto, quizás dominada por la melancolía del lugar, y por tratar de reconstruir en mi mente cómo fue una vez ese paraje.

El cementerio de San José, ubicado en Almería capital.Seguramente no careció de flores y recuerdos a los allí yacientes, más humildes que los afortunados vecinos residentes en lujosas edificaciones. Pero no por ello carentes del amor de los que sufrieron su pérdida.

Recorrido

No logré dar con el Cementerio Inglés de Almería, y un tanto decepcionada me dispuse a marchar y dejar descansar a los habitantes de la Ciudad del Descanso Eterno.

De camino a la salida, me despedí de mi guía particular, un gato atigrado que me siguió en mi recorrido por la parte antigua del cementerio, y que se escabulló tras traspasar el segundo pórtico que da acceso a la parte nueva, donde, como si de un interruptor se tratara, volvió a conectarse el barullo del que había huido un rato antes.Gato en El cementerio de San José.

Etiquetas
Seguir leyendo

Rocío Ramírez

Rocío Ramírez es licenciada en Derecho, aunque actualmente no ejerce. Lo que si hace es escribir. Tiene tres libros publicados y otro en el horno. Su pasión es leer y quien la conoce sabe que no puede estar sin un libro en las manos.

Publicaciones relacionadas

Un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba
Cerrar