Cultura y ocio

¡¡Larga vida al Club de las Pelis Buenísimamente Malas!!

Tras más de cinco años, este ciclo de cine se ha despedido dejando un largo reguero de sangrienta serie B

“Actores y actrices de pena, fantaterror italiano, cine psicotrónico, bajo presupuesto, risas, juguetes rotos, desnudos sin venir a cuento, minifaldas, frases lapidarias, palomitas, pelos cardados, reglas absurdas, abucheos, científicos locos, mineros locos, lavadoras aún más locas…” Así de inquietante era el gancho de ‘El Club de las Pelis Buenísimamente Malas’, esa cita cinéfila de bajo presupuesto que ha tenido lugar en La Oficina desde junio de 2014 hasta el 3 de octubre de 2019, día que celebró su última sesión.

Se llamaba ‘El Club de las Pelis Buenísimamente Malas’ pero también podría haber sido ‘El Club de las Pelis Malísimamente Buenas’. Esa sensación incierta que te queda con los clásicos del cine de serie B llevados a una comunión colectiva. El Club se citaba todos los jueves (en los últimos tiempos solo un jueves al mes) para decidir democráticamente entre tres películas propuestas cuál se vería esa noche.

Un reguero de sangre

En la última sesión las candidatas fueron:

  • Viscosidad (1977)
  • Cabeza de familia (1996)
  • El Aro Vs La Maldición (2017)

Los votos decidieron que Cabeza de Familia fuera la última de las pelis buenísimamente malas que se proyectaron en La Oficina. Pero cinco años dan para mucho. Serie B, Serie Z, Trash, Splatter, cine marca Troma. A este club no se iba a ver la peli, se iba a comentarla (durante la proyección). Eso era lo divertido. Los deberes los llevabas hechos de casa, que La Oficina es para reír con personajes disparatados y efectos especiales de vergüenza ajena.

Por El Club de las Pelis Buenísimamente Malas han pasado casi 200 perturbadoras películas que incluyen clásicos de culto como:

  • Payasos asesinos del espacio exterior (1988). La que inauguró el ciclo en 2014.
  • Fonda Sangrienta (1987)
  • El Vengador Tóxico (1984)
  • Jesucristo Cazavampiros (2001)
  • Historia de Ricky (1991)
  • Dead Sushi (2012)
  • Los Nuevos Bárbaros (1983)
  • Poultrygeist: Nighy of the chiken dead (2006)
  • Los surfistas nazis deben morir (1987)
  • La furia de McKenzie (2009)

También películas con escenas rodadas en Almería como ‘El valle de Gwangi’ (1969) que se filmó en lugares como Tabernas, la Plaza de Toros, Cabo de Gata o la Catedral, en cuyo interior el intrépido vaquero protagonista se enfrenta al T-Rex en una inolvidable escena final:

El origen de las películas ha sido variado: Filipinas, Italia, España, México, Francia, Estados Unidos, Japón o Turquía han estado representadas al menos una vez en cinco años de proyecciones.

Cómo no, también hubo sitio para directores de culto y gran parte de sus filmografías. Directores como Enzo G Castellari, Noboru Iguchi, Brian Yuzna o Lloyd Kaufman.

La asistencia era irregular, pero se recuerdan llenazos absolutos (unas 70 personas) con películas como ‘El Valle de Gwangi’ o ‘Jesucristo Cazavampiros’.

Las absurdas normas del club

Solo fui unas pocas veces, pero el ambiente era divertido y se prestaba a la socialización. Las “normas” del club ayudaban a ello. Algunas se fueron añadiendo con el tiempo y contribuían al disfrute colectivo. Por ejemplo, en el Club era norma gritar “PATRIARCADO” y beber un trago si había una escena machista. No imagino yo mucha serie B con perspectiva de género…

Pese a que el machismo pudiera estar presente en muchas películas de las que se proyectaron en Club de las Pelis Buenísimamente Malas, había denuncia social en gran parte de las seleccionadas. Ya fuera a nivel político, medio ambiental o económico en La Oficina se vio “cine de autor muy atrevido con temáticas de fondo que no se podrían haber abordado en películas con presupuestos mayores”, asegura Carlos J. Vives, coordinador de comunidad de La Oficina.

Cortos almerienses de serie B

Durante más de un año también se proyectaron antes de las películas cortometrajes almerienses de serie B. Fueron muchos los artistas locales que pasaron por el club a lo largo de este tiempo.

La despedida del Club en su página de facebook deja la puerta abierta en que en un futuro este ciclo de cine transgresor pueda volver a La Oficina: “puede que esta sea la última sesión de este club tal y como lo conocemos hoy en día, después de más de cinco años proyectando películas de serie B y Z nos damos un descanso para probar otras cosas, no te preocupes , de verdad, no eres tu, somos nosotros”.

¡¡Larga vida al Club de las Pelis Buenísimamente Malas!!

Etiquetas
Seguir leyendo

Curro Lucas

Periodista especializado en gastronomía y nutrición por la Universidad Complutense de Madrid, escribe desde hace años casi en exclusiva de gastronomía y viajes. Forma a periodistas y blogueros de todo el mundo a través de la plataforma digital The Foodie Studies y le encanta cocinar para los amigos. También tiene (abandonado) un blog de recetas y rocanrol que se llama Recetas en Tres Acordes. Ha viajado por 20 países y le sabe a poco.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar