Salud

¿La fruta engorda? 5 mitos muy frecuentes

La desinformación reduce el consumo de frutas y hortalizas frescas

¿Es cierto que la fruta engorda? Esta pregunta sigue siendo muy habitual en la consulta de nutrición cada año, pero se vuelve mucho más frecuente cuando se aproximan fechas señaladas o con la llegada del buen tiempo.

Como sois muchos los que seguís con esa duda, aquí encontraréis todo lo que no sabíais de los mitos sobre la fruta, que, como buenos almerienses, todos deberíais de saber.

¿Qué nos pasa con la fruta?

El Miedo al comerla se ha hecho tan grande (entre otros motivos), que sin darnos cuenta su consumo ha caído a niveles insospechados. 

Sólo en los últimos años, el consumo de frutas y hortalizas frescas en los hogares en 2017 ha descendido un 3,5% con relación a 2016, según datos de FEPEX.

Y te pregunto, ¿cuántas frutas ves a anunciar en TV? Pocas, ¿verdad? ¿Y helados, chocolates, bollería, bombones? ¡Muchos más!

¿Y alguna vez te has fijado que al lado de la caja del supermercado tienes todo tipo de chocolatinas? Curioso que no pongan ahí cajas de nectarinas. Las dietas, el “marketing” y mucha desinformación, han hecho que consideremos la fruta como “prohibida”.

¡Vamos a ver algunos de esos mitos con la fruta! 

Empecemos porque la fruta aporta una cantidad baja de energía, aproximadamente entre 17-35 kcal por 100 g, independientemente de si la comes por la mañana, a mediodía o por la noche.

También debemos tener en cuenta que su composición principal es agua, azúcares simples (fructosa y glucosa) y también aportan fibra, vitaminas, minerales y antioxidantes.

1. LA FRUTA ENGORDA POR LA NOCHE

¿Qué ocurre con la cena en general? A veces nos sentimos cansados y queremos algo rápido y fácil, sin darle demasiada importancia a si es saludable o no.

En una cena saludable, por ejemplo, un revuelto de champiñones con huevo, no tengo problema en comerme un kiwi, mandarina, o un plátano si vienes de entrenar o del gimnasio.

El problema es cenar un tazón con 5 piezas de fruta (estoy sobrepasando las 3 raciones recomendadas de una sola sentada), con su correspondiente azúcar de más (que no voy a gastar porque me voy a dormir en media hora), y creyendo que lo estoy haciendo bien.

Otra situación es:

Siempre podemos elegir la opción rápida, 2 sándwiches con jamón york y queso, pero “ups… una pera no que engorda”. 

¿Qué tal parece reformular la cena a 1 crema de verduras, 1 sándwich y 1 pera? ¡Te aseguro que cambia mucho! Aunque estarás diciendo… ¿y con eso voy a adelgazar? 

¡Estos pequeños cambios dan resultados sorprendentes!

2. UN ZUMO ES EQUIVALENTE A UNA FRUTA 

Fruta-vs.-zumo¡Esto sí que es importante tenerlo claro! Siempre pregunto, ¿cuánto tardas en beberte un zumo de naranja?, ¿y en comer gajo a gajo una naranja? ¡Veamos qué diferencias hay!

Cuando comes fruta y masticas, se mantiene la fibra y esto da mayor sensación de saciedad. Cuando bebes un zumo, la fibra se ha eliminado y el azúcar queda libre, sólo tragas, normalmente lleva el azúcar de 2-3 piezas de fruta y tardas más en saciarte, “¡podría beberme un litro entero si tengo sed!”

Elegir siempre fruta fresca entera, y si eliges zumos de vez en cuando, mejor caseros y en casa para que mantengan cuantos más nutrientes mejor.

Aunque la mejor opción es la fruta entera, en los batidos caseros sí se mantiene la fibra.

3. EL PLÁTANO Y LA UVA ENGORDAN. 

Lee la comparativa de uvas y plátano vs. galletas digestive y patatas fritas, ¿Sigues pensando que engordan? ¿qué opciones son más nutritivas y aportan menos energía?

Cuando des el paso de elegir un plátano como merienda dejando atrás las galletas digestive, las tortitas de arroz con yogur con grandes cantidades de azúcar y los falsos Vitalinea 0% grasa, pero a tope de azúcar, ¡habrás hackeado a tu “monstruo” o vocecilla interior que te ha conducido todo este tiempo a elegir antes una galleta, que una fruta.

A partir de ahora, ¡plántale cara y come chirimoya, sandía, uvas, plátanos, peras, manzanas y todas aquellas frutas que echas tanto de menos!

Verás como tu ansiedad por el dulce reduce desde hoy.

4. NO SE PUEDE TOMAR DE POSTRE

¡Pues depende! Muchas veces te apetece, pero siempre hemos escuchado que es “la manzana prohibida del jardín de Adán y Eva”.

Pues grave error, porque como todo en su justa medida, podemos hacerlo, sin embargo, el no hacerlo, nos llevará a incrementar la ingestión de comida y a seguir hábitos alimenticios poco saludables.

Por ejemplo, “me tomo un trozo más de pan y queso o directamente me voy a un yogur receta pastelera cargado de azúcar y un trozo de bizcocho “Mi consejo, ¡en todos estos casos es mucho mejor incluir una fruta de postre!

5. ANTES DE COMER ADELGAZA

No es que adelgace, es que si me como la fruta antes de comer, me calma la sensación de hambre.

Esto me hará evitar comer después rápido y de manera automática, porque su fibra y contenido en agua me calman esas ganas de comer, pero todo esto va a depender de las circunstancias de cada persona.

Como puedes intuir desde el principio, comer fruta tiene muchas más ventajas que inconvenientes.

Los 6 consejos, o los tomas o los dejas

  1. Elige fruta de temporada, es la mejor forma de acertar con su sabor.
  2. Lo ideal es tomar 3 frutas al día, distribúyelas a lo largo del día.
  3. Consume frutas de diferentes colores, así puedes aprovechar los diferentes nutrientes, vitaminas y antioxidantes que te aporta.
  4. En casa, llena el frutero de colores y en un lugar visible para que tu familia las tenga accesibles en cualquier momento del día.
  5. Piensa en los nutrientes de la fruta para elegirla, no en las kcal.
  6. ¡Busca formas originales de consumir fruta!

¡Si tienes hambre no lo mires!

Existen infinitas posibilidades, por aquí te dejo algunos ejemplos para que te animes a probarlas: 

Confío en que te haya gustado y a partir de ahora te ayude a incorporar más fruta en tu día a día, y si una dieta para adelgazar te prohíbe la fruta, ¡huye! (excepto si es la dieta FODMAP para intolerancias alimentarias, que aquí ya hablamos de otra cosa).

¡Muchas gracias por leerme! 

¿Te ha gustado el post?, cuéntamelo en un comentario aquí abajo y por mis redes sociales. Si necesitas ayuda para perder peso, recuerda que puedes consultar conmigo sin compromiso.
Únete al movimiento ConcienciaNutricional. 

¡Nos vemos en el siguiente post! Almería Is Different.

Etiquetas
Seguir leyendo

Carolina González

Carolina González es doctora en Nutrición y Dietista-nutricionista por la Universidad de Granada. Además, Coach Nutricional por la Universidad Isabel I. Su número de colegiada es AND-00421. Está especializada en cambio de hábitos, y disfruta guiando a las personas a conseguir sus objetivos para sentir mayor bienestar. Lleva ocho años dedicada a la nutrición y salud de las personas y siempre está en constante formación para ofrecer sus servicios de la mejor manera posible.

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba
Cerrar