Almeriensadas

Las inundaciones que anegaron Adra en un mar de latas de conserva

Hoy hace 47 años de la riada que provocó cuantiosos daños en el municipio abderitano

Una historia recurrente en el recuerdo de los abderitanos es la de las inundaciones de Adra del 73. Hoy hace 47 años de este día en el que todas las calles se anegaron, y el municipio se convirtió en un río que lo arrastraba todo. De todas las cosas que esta tormenta arrastró, la más llamativa fueron miles de latas de conserva después de romperse uno de los muros de la fábrica Santa Isabel. Los más valientes buceaban para hacerse con todas las que podían, otros intentaban recuperar sus casas y, los que no lo sufrieron tan de cerca, ayudaban para restaurar el orden en la localidad.

El 19 de octubre es un día aciago para todas aquellas personas que vivieron en sus carnes la destrucción que dejó tras de sí esta riada. Una fecha en la que se registró la mayor cantidad de precipitación medida en una hora en nuestro país desde la riada de Santa Teresa el 15 de octubre de 1879. Y es que, en la mañana de ese día, el río alcanzó en algunas zonas una profundidad superior a los ocho metros.

inundaciones adra
Vecinos recogiendo latas de conserva.

La ola que lo inundó todo

Sucedió tras una noche de lluvias torrenciales. A la mañana siguiente los únicos testigos eran el agua y el barro. Un soleado día en el que los comerciantes de la calle Natalio Rivas, la popular “Carrera” abrían sus negocios y limpiaban las aceras de la suciedad de la noche anterior. Sin embargo, el cauce del río había recibido una cantidad de agua sin precedentes en pocas horas; unos 206 litros por metro cuadrado. El agua, al llegar al desvío artificial creado para su control, se reveló en una ola de seis metros de altura, que saltó por encima de los muros de defensa e inundó Adra.

La fábrica de conservas retuvo el agua durante horas, hasta que se rompió una de sus murallas y abrió el paso al centro del municipio. También hacia la vega, donde se inundaron 1.000 hectáreas, dejando a los abderitanos sin su principal forma de subsistencia.

Recuerdan el nombre de Arturo Oliva Rivas, quien decidió enviar varias palas excavadoras del puerto y sin esperar la autorización del organismo portuario apostó por derribar la muralla por varios puntos. Con ello pretendía que el agua encontrase su aliviadero en el puerto y el mar y, a partir de ese instante, el nivel del agua comenzó a bajar en el pueblo. Las inundaciones del 19 de octubre de 1973 dejó un panorama desolador: parte de Adra arrasada y daños materiales valorados en millones de pesetas.

Nuria Faz

Periodista especializada en información y comunicación científica, y en marketing y comportamiento del consumidor por la Universidad de Granada. Fotógrafa de título y de oficio. Amante de la música y los festivales. El Cabo de Gata es su lugar favorito del mundo, amor que se tradujo en un documental ganador del Premio Nacional de Periodismo Francisco Valdés 2017.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba