Almeriensadas

La corona de la Casa de las Mariposas: un vaso de vino

Descubre quién colocó este cristal en lo alto de la cúspide hace más de 100 años

¿Alguna vez has dirigido tu mirada más allá de las mariposas que adornan este edificio? Ubicado en Puerta Purchena, en pleno centro de la capital, esta edificación data de principios del siglo XX y ha sido declarado Bien de Interés Cultural. La corona de la Casa de las Mariposas lo conforma un vaso de cristal. Pero ¿quién pudo subir a lo alto de la cúspide de esta vivienda para colocarlo?

Anteriormente este edificio correspondía a una posada llamada ‘Los Álamos’. Varios años después fue expropiada por el Ayuntamiento de Almería. Más tarde, sus propietarios, decidieron contactar con el arquitecto Trinidad Cuartara. Así, el diseño de los planos comenzó su proyección en 1905, pero no fue hasta 1909 cuando empezó su construcción. El levantamiento de este edificio pretendía materializar el poder económico y político que adquirió la provincia por aquel entonces. De este modo, la ‘Casa de las Mariposas’ constituyó la edificación más alta y voluminosa durante aquellos años.

Un zócalo, cuatro plantas de viviendas y una cornisa de gran belleza plasman las tendencias arquitectónicas de influencia burguesa y urbana de aquellos tiempos. Aunque, su castillete fue importado de la arquitectura francesa del siglo XIX. La cornisa se halla decorada por mariposas de color granate que elevan aún más la potencia visual de esta edificación.

Un vaso de vino centenario

Quedaba poco tiempo para que esta construcción de gran valor arquitectónico cumpliese 100 años. Entonces el grupo financiero Cajamar lo adquirió. Con el fin de inaugurarlo en 2011 comenzaron las labores de rehabilitación. Un proyecto que incluía el estudio arqueológico de sus bases, algunas labores de cimentación y restructuración y la restauración del exterior e interior del edificio. En estas tareas de rehabilitación se descubrió el vaso de cristal.

La historia dice que el día que finalizaron las obras en 1911 varias personas se reunieron en la parte superior del edificio para celebrarlo. Los obreros, el arquitecto y hasta los propietarios de la vivienda, don José Rapallo y don Bernardo Campos. El arquitecto trajo consigo una botella de vino y un único vaso para todos los presentes. Para rememorar aquel día y celebrar que la construcción estaba terminada llevaron a cabo un pequeño gesto. Elevaron a un niño que trabajaba allí para llegar a la a lo alto de la cúpula y colocaron el vaso de cristal para coronar la ‘Casa de las Mariposas’.

Contra viento y marea

Lo que puede llegar a ser realmente sorprendente es la resistencia del vaso frente a las condiciones meteorológicas de Almería. Sol, fuertes rachas de viento y tormentas. Aunque no solo ha aguantado las extremas circunstancias climatológicas. También ha soportado los bombardeos a los que se enfrentó la ciudad durante la Guerra Civil Española. Así, durante 99 años permaneció en el mismo sitio sin ser tocado. Aunque, mientras las labores de rehabilitación estuvieron activas, el vaso fue retirado para no ser dañado. Pero fue devuelto en cuanto estas terminaron.

Ahora, cuando tengas la oportunidad de pasear por el centro neurálgico de Almería y mirar la cornisa de la ‘Casa de las Mariposas’, fíjate bien porque allí seguirá el vaso de cristal que corona la cúspide de esta gran edificación.

Etiquetas
Seguir leyendo

Celia Peña

Publicista y Relacionista Público por la Universidad de Málaga. Recién salida de la universidad, aún no tiene claro qué quiere "ser de mayor". Pero si sabe con certeza que le apasiona el diseño, el interiorismo, la escritura y la creatividad. Mientras aprende cómo es la vida tras los estudios, trata de dar respuesta a numerosas preguntas en su cabeza para descubrir su verdadera vocación.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar