Cultura y ocio

‘Correr Fácil’: el estilo creado por Juan Granados para no abandonar el deporte

Una técnica que se basa en la compresión mental bajo el punto de vista fisiológico, anatómico y biomecánico de la carrera

Con 15 años, Juan Granados, Técnico Deportivo en Atletismo y creador del estilo ‘Correr Fácil’, se compra su primera bicicleta de segunda mano y comienza a practicar su gran pasión deportiva: el ciclismo. En aquella época, años 70, sin decir nada a sus padres, hace sus rutas en solitario desde Almería hasta Alquife, sufriendo las famosas pájaras a la vuelta.

Años más tarde adquiere su primera bicicleta de carrera nueva, la Zeus 2000, y se gasta todos sus ahorros conseguidos trabajando en las obras del embarcadero del famoso Toblerone. Piensa que algún día llegará a ser profesional y a cumplir su sueño de correr el Tour de Francia. Sin embargo, la prioridad de buscar trabajo le hace trasladarse a Valencia unos años.

Vuelve a Almería desconectado un poco del ambiente deportivo. Ve cómo ha cambiado el tráfico por carretera y se limita a coger la bici ya sin grandes pretensiones, pues practicar el ciclismo por aquellas fechas comenzaba a ser peligroso.

Del ciclismo al atletismo

Pero descubre el atletismo y comienza a correr. Pronto se aficiona a las salidas de fondo, iniciando así su nueva andadura deportiva. Se une a un grupo de amigos corredores cuando aún en Almería había muy pocos. Los deportistas tienen sus circuitos de entrenamiento por la zona del puerto hasta el faro. En estos pasan por los caminos de la playa, cuando no había paseo marítimo y llegan a veces hasta el Cabo. También visitan el cauce del río y la vega, con escapadas a la sierra de Gádor.

Sigue evolucionando como corredor popular con las pocas enseñanzas y los medios que hay. Compra algún libro especializado y, sobre todo, avanza con las experiencias y fracasos como corredor autodidacta. Con el tiempo llegan las marcas personales, la manía de coleccionar dorsales, el ansia de recopilar información para subir los kilómetros en los entrenamientos, el correr más rápido y todas esas ideas que acompañan a los corredores populares, hasta que decide dar un quiebro a su trayectoria como corredor.

Adiós al deporte

Atrás queda la maratón de Nueva York en 1990 que le marca profundamente. También las maratones de Sevilla, las experiencias de Lisboa, Ámsterdam, las subidas al Veleta y tantas otras. Juan granados dice adiós al sueño de cualquier corredor popular: “Qué más da después de tanto esfuerzo, tantas lesiones, tantos años de sufrimiento y tan poca recompensa analizada desde la óptica actual”.

En los años posteriores las lesiones son sus compañeras de viaje. Tiene que operarse de la rodilla, meniscos y cartílagos. Su traumatólogo se lo deja muy claro: “usted ya no puede correr, andará con suerte sin dolores”. Para más inri, además tiene los pies planos y una dismetría estructural importante en la pierna derecha.

Esta situación le produce un choque emocional muy grande, difícil de aceptar y de gestionar. A partir de ese momento se plantea intentar cambiar radicalmente su forma de ver y ejecutar el correr. Sabe de su limitación funcional y con dolores importantes, comienza a recoger información de bibliografías específicas por un tiempo, siendo estas insuficientes para poder correr sin dolor o sin producirse lesiones irreversibles.

Por último, como solución final, comienza a correr de manera progresiva. Hace de sus salidas auténticas pruebas y test de laboratorio, recogiendo y procesando todos los datos y experiencia. Toda esa información la analiza y ordena para encontrar otra manera alternativa de correr. Pasado un tiempo comprueba que el estilo de la nueva forma de correr y las nuevas adaptaciones son beneficiosas para sus articulaciones. Experimenta por fin sensaciones placenteras al realizar este deporte.

Comprueba la eficacia del método y, puesto que él durante varios años puede sentir y correr con nuevas sensaciones, alejado de las lesiones, decide elaborar un manual. Este recoge toda la información obtenida para poder hacerla llegar y compartirla con el resto de corredores populares. Finalmente, presenta el manual de estilo ‘Correr Fácil’.

Correr fácil

‘Correr Fácil’ es un estilo que se aplica a la carrera a pie. Básicamente consiste en entender y sentir el correr de una manera diferente. Se basa en la comprensión mental, bajo el punto de vista fisiológico, anatómico y biomecánico, del hecho de correr, en el que cuerpo y mente están en total sintonía. Para ello se requiere un proceso de formación y práctica, al término del cual se consigue correr de una manera equilibrada y una tremenda eficiencia.

Se define por el equilibrio con el que trabaja la totalidad de los miembros en cada movimiento implicado en el proceso y por conseguir una máxima eficiencia de avance del cuerpo. De esta forma se desarrolla un estilo que permite estar y ser consciente en cada paso o zancada durante la carrera.

En la implicación física, con el estilo ‘Correr Fácil’ en el movimiento del cuerpo en las distintas fases de la zancada (apoyo, impulso y vuelo), las posturas están equilibradas en relación a la posición relativa de las extremidades y con una adecuada proyección del centro de gravedad del cuerpo. Los movimientos verticales, posteriores y laterales quedan minimizados, potenciando el avance horizontal. El principio de eficiencia se garantiza por la libertad de movimiento de las articulaciones y por el uso adecuado del sistema muscular en el que prevalece la habilidad sobre la fuerza y la relajación sobre la rigidez, característica fundamental de este estilo.

Como aspectos psicológicos, se descubre que es posible sentir cómo el cuerpo se desplaza de una forma diferente a lo acostumbrado. Se recupera la percepción de la postura y el equilibrio con la capacidad de detectar la posición y movimiento del cuerpo en el espacio. Se eliminan las causas del conflicto psicológico y la mente permanece atenta a cómo se va sucediendo cada zancada.

Sincronización de mente y cuerpo

Al no existir interferencias psicológicas el acto de correr se efectúa de una forma natural. Es decir, con gestos y posturas que reducen el grado de estrés y el potencial de lesión. En estas condiciones es posible sentir la sincronización mente-cuerpo y disfrutar del arte de correr.

Juan Granados asegura que los beneficios del estilo Correr Fácil son muy aparentes: “Se sienten, son cuantificables y se pueden diferenciar de otras metodologías porque su fundamento es centrarse en la forma en que se corre y no en el entrenamiento”. Además, aclara que en los corredores populares estos dos conceptos no están lo suficientemente clarificados. Esto se debe a que se actúa en la mayoría de los casos de un modo anárquico y sin fundamento. Se corre sin entrar en el desarrollo, de un modo inconsciente, sin saber dónde están los límites. Entonces, el resultado son las lesiones crónicas y las frustraciones, convirtiendo correr en una especie de trabajo u obligación.

Ahora el deportista enseña su estilo dando cursos en el Parque del Andaráx concebidos para lograr una mayor perfección en la técnica de estilo personal. “Se trata de que cada corredor tenga su propio estilo de acuerdo a su perfil físico, pero que todos lo hagan con un denominador común: el estilo”, afirma Granados.

El equipo de Almería is Different se ha acercado a conocer al creador del estilo ‘Correr Fácil’ y conocer de primera mano en qué consiste esta técnica.

Mónica Aldehuela

Mónica Aldehuela es periodista. Madrileña amante de todos los rincones de Almería. Compagina la televisión con la redacción para la web de 'Almería is Different'. La adrenalina ante las cámaras dando información da sentido a su profesión.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba