AlmeriensadasCultura y ocio

Una tienda de barrio de Adra donde ‘teletransportarse’ a un restaurante de lujo

'Jamones Picena' es un comercio tradicional de productos gourmet con un "rinconcillo" donde disfrutar con los cinco sentidos del comer y del beber

Entre productos de alimentación, limpieza, menaje e incluso hasta ropa íntima, una tienda de barrio ha creado un concepto gastronómico original en el municipio de Adra. Se trata de un «rincón gourmet» que sorprende encontrar al avanzar dentro de este tradicional comercio. Un pequeño templo donde rezar a los vinos, embutidos, conservas, o quesos, permitiéndote degustar una amplia oferta gastronómica en esta especial ubicación.

Entre estanterías y bajo un cielo de jamones, trabajan Mariví Olvera y Joaquín Martín, los pilares de este negocio de tradición familiar. ‘Jamones Picena’ comenzó como una tienda de barrio impulsada por la madre de Mariví, originaria de Picena y amante de los productos de su tierra; la alpujarra granadina. Juntas llevaron esta tienda durante años hasta que Joaquín, electricista de profesión, entró en este tándem.

Después de tantos años siendo tendera, Mariví conocía el producto a la perfección, y Joaquín, su pareja, se le sumó especializándose en corte, para dar al cliente un servicio impecable. «Llevo toda mi vida en la tienda, y puedo encontrar cualquier producto que el cliente necesite, ya que cuento con muchísimos proveedores», afirma Mariví.

Un comercio en el que «destacan los productos de cercanía«. Lo dice ella y también lo evidencian sus estanterías repletas de productos gourmet seleccionados milimétricamente. Un culto a la materia prima y la estacionalidad, al que estos abderitanos han dado una vuelta de tuerca habilitando un espacio abierto a la degustación de los productos. «Un rinconcillo» en el que vivir una experiencia diferente comiendo.

Calidad y exclusividad

Un «restaurante» de apenas cuatro barriles para hacer catas, que nos propone un nuevo concepto de privacidad y que nos invita a sentirnos como en casa. Un lugar diferente y especial que suma a la experiencia gastronómica un componente de exclusividad. Y es que solamente puedes acudir a ‘Jamones Picena’ previa reserva, y suelen atender a gente de confianza o recomendada. Un espacio íntimo, reservado para un máximo para 12-15 personas, donde sentir que somos los únicos invitados.

Es importante saber que se trata de una cata de productos y no un servicio de hostelería, por lo que el cliente deberá seleccionar previamente cuáles son los productos que quiere degustar para que Mariví y Joaquín lo tengan todo preparado a su llegada, ya que no hay servicio de camareros. Espectaculares tablas de jamón; la especialidad de la casa, además de quesos y demás embutidos, patés y aceitunas… Son algunos de los productos que podrás encontrarte en la mesa.

De este modo, el comensal también es el encargado de auto servirse la bebida, cogiendo su propia copa y abasteciéndose de las neveras y estanterías. Todo ello acompañado de una espectacular atención al cliente en la que te ofrecen recomendaciones de la gran variedad de vinos que puedes encontrar en su interior.

Al final de la experiencia, se cuenta cuál ha sido el consumo de de bebida, sumado al de los embutidos y demás productos que se pesan previamente, ya que los precios son los mismos que en la tienda. «Queremos que los clientes prueben nuestros productos y así puedan hacer una compra que se ajuste a los gustos de cada casa», explica Mariví.

Historia y tradición

El concepto de este «rinconcillo» surge de las propias costumbres que esta localidad milenaria, en la que los trabajadores de diferentes sectores, especialmente de la construcción, descansan para tomar un aperitivo. En este punto, se acercaban a ‘Jamones Picena’ para que Joaquín les cortara un poco de jamón y demás embutidos, acompañados de un refrigerio.

Una tradición que le dio la idea a esta pareja de crear este espacio innovador y acogedor para, además de ofrecer este servicio, incentivar la venta de sus productos mediante la degustación.

Una nueva salida para esta tienda de barrio de Adra, que se suma a todos los servicios que ofrecen más allá de la venta en tienda. Y es que son especialistas en cestas de navidad. También preparan bandejas de productos para catering y llevan a cabo servicios de corte de jamón en eventos.

Un lugar de referencia en Adra, que a pesar de no encontrarse en el centro neurálgico del municipio y esconderse tras una fachada de tienda de barrio, guarda una experiencia para los cinco sentidos.

Nuria Faz

Periodista especializada en información y comunicación científica, y en marketing y comportamiento del consumidor por la Universidad de Granada. Fotógrafa de título y de oficio. Amante de la música y los festivales. El Cabo de Gata es su lugar favorito del mundo, amor que se tradujo en un documental ganador del Premio Nacional de Periodismo Francisco Valdés 2017.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba